8 formas de combatir el estrés y ser más productivo

268 0

 

Cuando eres autónomo, el estrés y la productividad suelen presentarse como curvas inversas. Es decir, a mayor nivel de estrés, menor productividad, y viceversa. Por eso es tan importante controlar estas dos variables porque, aunque no lo creas, esto después se refleja en los números a final de mes.

Desde Previsión Mallorquina queremos darte una serie de claves para poder reducir tu nivel de estrés, al mismo tiempo que mejoras tu productividad. Si quieres descubrirlas no dejes de leer el siguiente post.

 

¿Cómo combatir el estrés y ser más productivo?

1- Organiza tu día a día en una lista

Saber qué debes hacer en cada momento te ayudará a reducir los tiempos muertos, aumentando así tu productividad. No se trata de que hagas las cosas como una máquina, a toda prisa y sin los descansos convenientes. Sino que al existir una organización serás mucho más eficiente.

Lo mejor es hacer una planificación semanal, asignando qué tareas se realizarán cada día. Siempre es preferible dejar algún tiempo muerto cada día, ya que siempre surgen trabajos extraordinarios que no estaban planificados. Si este tiempo no se ocupa siempre podrás adelantar trabajo. Sé realista con los tiempos, porque si saturas tu día será contraproducente, y tu estrés aumentará al no cumplir con los plazos de entrega.

Como combatir el estrés y ser más productivo

2- Prioriza las tareas

Todo lo tienes que hacer es para ya hasta que todo se vuelve urgente. Es en ese momento en el que todas las tareas se vuelven prioritarias cuando te das cuenta de que algo está fallando. Sé realista, no todo tiene el mismo nivel de importancia, por eso saber ponderar se vuelve clave.

Este punto está en relación con el anterior. Planifica tu día a día, o tu semana, indicando la prioridad de cada tarea y la fecha estimada en la que debe estar finalizada. Respecto a esto último, es mejor que esta fecha tenga un poco de holgura, es decir que la entrega o finalización se pueda posponer al menos un día, de esta forma los plazos no te ahogarán y tendrás margen para tareas extraordinarias que surjan.

3- Lleva una alimentación saludable

A veces los autónomos nos olvidamos que, nuestra principal herramienta de trabajo es nuestro cuerpo. Ya sea una actividad física o intelectual, dependemos casi en exclusiva de nuestra salud.

Por eso, es muy importante llevar una buena alimentación. Se trata de la mejor forma para evitar enfermedades a corto y a largo plazo y sentirse bien físicamente. No se trata de hacer una dieta, ni de pasar hambre, sino de equilibrar tu forma de comer, aumentando el consumo de verduras, legumbres y fruta.

Como combatir el estrés y ser más productivo

4- Realiza ejercicio con regularidad

Dicen que, si algo te quema, ¡quémalo! Una de las mejores formas de sacudir el estrés es a través del ejercicio. Practicar deporte con cierta regularidad es bueno para tu salud, tanto física como mental.

No necesitas de grandes cantidades, ni cargas físicas que te desgasten en exceso, ya que la propia vida de autónomo es una buena prueba de obstáculos que desgasta lo suyo. Un poco de ejercicio basta para que el nivel de segregación de endorfinas te ayude a despejar la mente y coger las tareas con más ganas.

Como combatir el estrés y ser más productivo

5- Duerme 8 horas

Según el Instituto del Sueño, seguir la regla de los tres 8 sería el escenario ideal para tu salud. Es decir, 8 horas de trabajo, 8 horas de sueño y 8 horas para el resto de las tareas. Está claro que este es un escenario ideal, y que realmente es complicado cumplirlo.

Las circunstancias laborales y familiares marcan enormemente este requisito, pero siempre se le pueden arañar minutos al reloj. Cuando sea hora de irte a la cama no remolonees, ni intentes adelantar trabajo, porque seguramente no estés lo suficientemente fresco.

Como combatir el estrés y ser más productivo

Cada minuto de sueño tómatelo como una inversión, ya que cuanto mejor descansas más rendimiento laboral tienes. Con este pensamiento ganarás en salud, pero también verás incrementada tu facturación.

6- Haz paradas en el trabajo

No, no somos robots, por eso hacer pequeños descansos dentro de nuestra jornada laboral es beneficioso. Esto no significa que te tires una hora tomando un café, sino que cada cierto tiempo dejes la actividad que estás realizando para hacer una pausa, y retomarla con más energía.

No es solo un pequeño descanso para el cuerpo, sino también para la mente. No podemos mantener la concentración por más de cierto tiempo, y a partir de unas horas empezamos a bajar nuestro rendimiento de forma dramática. Estas pequeñas oxigenaciones son perfectas para volver a concentrarnos y ser eficientes de nuevo. 

Descubre los mejores seguros para Autónomos

7- Márcate objetivos

Cuando sabes a dónde vas, es más fácil llegar. Esto que parece una obviedad, cuando somos autónomos se nos olvida, porque el día a día nos come.

Es bueno marcarte pequeñas metas diarias. Cosas que sean alcanzables pero que nos reporten satisfacción. Esto hará que además de organizarte, tú te sientas feliz con lo que estás haciendo y con los pequeños logros que vas teniendo.

También es importante fijarse metas a largo plazo, que te servirán para guiarte en tu recorrido profesional. No seas demasiado ambicioso, ni tampoco peques de conformista. Simplemente márcate a dónde quieres llegar, y cuando se alcance ese momento pregúntate si has alcanzado ese objetivo, o si por el contrario no has cumplido. En ese caso deberás preguntarte cuáles han sido los motivos por los que no has alcanzado el objetivo, y qué puedes hacer para corregirlos.

Como combatir el estrés y ser más productivo

8- Delega tareas

No eres un superhéroe que llega a apagar todos los fuegos. Puede que tu ritmo de vida te lleve a pensar que tienes la capacidad de doblar el eje del espacio-tiempo, pero no es así. Asúmelo, no puedes hacer todas las tareas que conlleva tu actividad. Cuanto antes seas consciente de esto, menos estrés tendrás.

Debes hacer un análisis de qué tareas de tu trabajo son cruciales, y que solo puedes hacer tú, y cuáles son accesorias. Una vez tengas esto claro, intenta delegar parte de las tareas accesorias, bien contratando el servicio de otros profesionales, o bien delegándolas si tienes gente dentro de tu equipo de trabajo.

Haz números, pero recuerda que tu hora de trabajo también vale dinero. Por eso, en el fondo, cuando haces una tarea que no es fundamental, estás dejando de tener unos ingresos. Por ejemplo, ¿te has preguntado cuánto tiempo te come la presentación de facturas para el IVA trimestral? Si contabilizas todo ese tiempo y lo multiplicas por el coste de cada hora de trabajo tuya, a lo mejor una gestoría no te parece tan cara.

Reducir el estrés y mejorar el rendimiento es fundamental para tu día a día, pero sobre todo para ti. A veces se nos olvida de que el trabajo es eso, trabajo, y que nuestro cuerpo nos pide un respiro que no siempre le damos. Facturar es importante, tener salud para poder hacerlo, también.