El Falso Autónomo

1271 0

En este interesante artículo describimos una figura laboral que se ha hecho presente en muchas empresas en los últimos años propiciado por la recesión económica. Se trata del Falso Autónomo, un recurso para las empresas que asimila a este trabajador al resto de empleados asalariados de la misma. Lo asimila “entre comillas” porque si bien se rige por las reglas, órdenes y mandatos de la empresa no goza de los privilegios y condiciones que tiene el asalariado, ni tampoco las del trabajador por cuenta propia TRADE, que sería la figura más asimilada aunque no sea la misma.

Las principales particularidades del Falso Autónomo, que le diferencian -aunque laboralmente haga lo mismo- del asalariado serían:
  • Por un lado, la cotización que el autónomo debe hacerla por el RETA mientras que el asalariado lo hace por el Régimen General de la Seguridad Social.
  • También tenemos la pérdida de derechos laborales que tiene el Falso Autónomo en cuanto a vacaciones, permisos retribuidos, ajustes de jornada, pretaciones de ILT… en comparación con el empleado asalariado.
  • Para poder cobrar el Falso Autónomo debe presentar su factura con IVA e IRPF a la empresa, debe facturarle.
  • El tipo de contrato que tiene no es laboral como asalariado sino mercantil.

Como diferencia importante, ya no en comparación con el empleado sino con el autónomo dependiente, los TRADE, es que el Falso Autónomo actúa como un autónomo con las mismas obligaciones que el resto de autónomos pero sin autonomía. Podría decirse que al TRADE le sucede lo mismo, pero no es así, éste debe cumplir una facturación mínima del 75% con la misma empresa y el resto con cualquier otra, he aquí la gran diferencia con el Falso Autónomo.

Para más información se puede leer el artículo completo redactado por Ru Márquez en el portal de Infoautónomos.