¿Cuáles son los derechos de los autónomos en caso de caer enfermo?

77 0

Cuando una persona tiene la intención de montar un negocio o trabajar por cuenta propia siempre suelen venir a la cabeza las mismas preguntas. Muchos creen que los autónomos no tienen días de vacaciones ni pueden caer enfermos, ya que no están suficientemente protegidos. ¿Qué hay de verdad en todo esto? Quédate a leer el siguiente artículo y te explicaremos cuáles son los derechos de los autónomos.

Derechos de los autónomos

Tras la publicación en España de la Ley 36/2003, de medidas de reforma económica, en la que se aprobaba una protección en caso de baja laboral o incapacidad temporal, los derechos de los autónomos comenzaron a mejorar. Este concepto fue desarrollado años más tarde en el Estatuto del Trabajador Autónomo, normativa que recoge los derechos, deberes y obligaciones de una gran mayoría de los trabajadores.
 
¿Qué te cubre la cuota de autónomo? Cuando realizas tu alta como autónomo debes elegir una mutua a la que afiliarte. Estas tienen la finalidad de colaborar en la gestión con la Seguridad Social asumiendo responsabilidades en caso de que requieras algún tipo de asistencia sanitaria. A través de una prestación económica estarás protegido.

Todo trabajador tiene cubiertas las contingencias comunes o, dicho de otra forma, los casos de enfermedad y accidente no laboral. ¿Qué significa? Pues, por ejemplo, que si te rompes un hueso o coges la gripe, la mutua colaboradora de la Seguridad Social se encargará de conocer y solucionar tu caso.

Requisitos en caso de enfermedad

Por tanto, ¿existe algún requisito para obtener la prestación? Los trabajadores autónomos tienen reconocidas las mismas coberturas y subsidios por baja laboral que los trabajadores por cuenta ajena, de modo que en materia de prestaciones las cifras varían muy poco. Sin embargo, existen determinadas particularidades.

Hoy en día podemos encontrar dos opciones: por un lado, la enfermedad común y el accidente no laboral, y por otro, la enfermedad profesional, es decir, la que ocurre en el lugar de trabajo, también llamada contingencia profesional. Cada una tiene sus propias características y dependiendo del tipo de baja se obtiene una prestación u otra.

Es preciso recordar que, a pesar de que la cotización por contingencias comunes es obligatoria. Debes tener esto presente en el momento de inscribirte en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos. Por tanto, ¿qué ocurre si caes enfermo en el trabajo y no has cotizado en esta opción? Percibirás la prestación por correspondiente a contingencias profesionales.

Para cobrar el subsidio por enfermedad, es requisito indispensable haber cotizado un mínimo de 180 días en los últimos 5 años anteriores a la emisión de la solicitud. Sin embargo, el período mínimo de cotización deja de ser exigible en caso de accidente laboral. Además, debes estar al día en el pago de las cuotas, de modo que es crucial que estés al corriente de tus obligaciones con los organismos públicos.

Cuantías y solicitud

El importe del subsidio se calcula aplicando unos porcentajes a la base reguladora, es decir, a la base de cotización del trabajador que corresponde al mes anterior de la solicitud por incapacidad temporal. De esta manera:

  • Por contingencias comunes (enfermedad común y accidentes no de trabajo): desde el día 4 al 20 de la baja, el trabajador tiene derecho a percibir el 60 % de su base reguladora. A partir del día 21 de baja, el autónomo percibe el 75 %.
  • En caso de accidente de trabajo o enfermedad profesional: se aplicará el 75 % desde el día siguiente al de la incapacidad temporal.

Cada autónomo tiene una base de cotización distinta dependiendo de sus ingresos, sin embargo, existen unos baremos mínimos y máximos. Asimismo, es importante tener presente que durante el periodo de baja por enfermedad el trabajador autónomo debe seguir cotizando. Sin embargo, como novedad normativa reciente, desde el año 2019 este ya no tendrá que pagar la cuota a partir del segundo mes de baja.

Para solicitar correctamente la prestación, simplemente tendrás que rellenar un papel y presentarlo en el organismo competente. Actualmente, también puedes realizar el trámite a través de internet, así no tendrás que desplazarte. Si por alguna razón desconocemos cuál es tu mutua, en las oficinas de atención al público de la Seguridad Social podrán informarte. Recuerda que la prestación tiene una duración máxima de 1 año.

¿Qué ocurre si tienes que contratar a alguien durante la enfermedad?

¿Quién mantiene el negocio mientras estás de baja por enfermedad? Debes saber que la mutua colaboradora no bonifica la contratación de personas, así que es recomendable que prevean esta situación con tiempo para no tener ningún contratiempo. Sin embargo, la legislación incluye una excepción: aquellas trabajadoras que se den de baja por maternidad o por riesgo de embarazo podrán acogerse a una bonificación.
 
Ahora ya conoces tus derechos como autónomo en caso de baja, descubre cómo te puede ayudar Previsión Mallorquina a estar más seguro. ¿Te animas?