6 películas de abogados que siempre recordaremos

439 0

La abogacía y el cine forma un gran matrimonio. El séptimo arte se ha encargado de reflejar en la gran pantalla esta profesión cientos de veces. Es gracias al cine que todos tenemos en la cabeza esas grandes salas de audiencias, los últimos alegatos de los letrados o frases lapidarias como “¿jura decir toda la verdad y nada más que la verdad?”.  

En Previsión Mallorquina muchos de nuestros clientes son profesionales jurídicos, y seguro que en muchas ocasiones se escandalizan con los clichés que Hollywood ha reproducido, y que para nada tienen que ver con la realidad que se vive en las salas de nuestros juzgados. Sin embargo, el cine ha conseguido dotar a su profesión de un estrellato que cala en la sociedad.  

Hoy queremos repasar esas 6 películas míticas que han forjado a varias generaciones de abogados.  

Películas de abogados que no te puedes perder

1- 12 hombres sin piedad 

Esta película de finales de los 50 (1957) es considerada una de las grandes producciones cinematográficas jurídicas, y el American Film Institute la enmarca dentro del top 10 de películas jurídicas. Dentro de su reparto destacan nombres como el de Henry Fonda o Martin Balsam.  

El argumento se basa en la deliberación de un jurado formado por 12 hombres. Ellos son los encargados de dictaminar si un muchacho es culpable o inocente del asesinato de su padre. Todas las pruebas apuntan a su culpabilidad, y 11 de los 12 miembros del jurado así lo piensan. Sin embargo, uno de ellos, el personaje interpretado por Henry Fonda no tiene tan claro los hechos y hace que surjan dudas sobre la culpabilidad.  

Durante la película podemos observar cómo las opiniones se van transformando y el papel fundamental que juegan las experiencias vitales de cada miembro del jurado. La personalidad de cada uno y qué les ha sucedido en la vida son cruciales para dictaminar la culpabilidad del acusado.  

2- Philadelphia 

Se trata de un clásico de los años 90 y que en su día fue capaz de cosechar 2 Oscar y 2 Globos de Oro. Protagonizada por Tom Hanks y Denzel Washington, narra el cambio de vida que sufre el joven abogado Andy Beckett al ser diagnosticado de SIDA. 

En la película, Beckett es despedido justo en el mejor momento de su carrera. Entonces, intuyendo las verdaderas razones de su despido, decide contratar los servicios del abogado Joseph Miller, para demandar al todopoderoso despacho de abogados en el que trabajaba. Aunque en un principio el mismo Joseph deberá derribar sus propios prejuicios respecto al SIDA y a la homosexualidad, los cuales le impiden defender a Beckett, finalmente decide hacerse con el caso. Durante el juicio deberá combatir las opiniones que la sociedad tiene sobre la enfermedad.  

La película está ambientada en Filadelfia, y no es una casualidad. En esta ciudad donde se declaró la Independencia de los Estados Unidos, por lo que la carga simbólica es muy importante.  

3- Matar a un ruiseñor 

Este film se estrenó en 1962, y está inspirada en el libro homónimo de la escritora Harper Lee, que fue publicado en 1960. Fue dirigida por Robert Mulligan y protagonizada por Gregory Peck en el papel de Atticus Finch, un abogado de una pequeña ciudad de Alabama. 

La película gira en torno a la decisión de Atticus de defender a un campesino negro, acusado de violar a una joven blanca. El film saca a relucir el conflicto racial en un estado del sur americano, en plena Gran Depresión. La visión de las injusticias y del odio expresado hacia los afroamericanos, son los detonantes que cambiarán para siempre a los hijos de Atticus 

4- Anatomía de un asesinato 

La película, de finales de los 50 (1959), está basada en la novela homónima de John D. Voelker. Entre el elenco del reparto destacan actores de la talla de James Stewart o Lee Remick.  

El film trata sobre un abogado, Paul Biegler, que ha abandonado parcialmente la profesión, y que se encuentra con un caso que le obligará a dar lo mejor de sí mismo. Un teniente de la base militar local es acusado de homicidio. Se le imputa el asesinato del propietario de un bar, el cual presuntamente ha violado a su mujer.  

El caso resulta realmente complicado para el abogado, debiendo recurrir a toda su inteligencia e imaginación jurídica, situándolo de nuevo en el centro de la acción.  

5- Erin Brockovich 

Es todo un clásico del cine jurídico reciente. Estrenada en el año 2000, esta película protagonizada por la oscarizada Julia Roberts, está basada en la historia real de la activista ambiental del mismo nombre. Fue dirigida por Steven Soderbergh, que ese mismo año ganó el Oscar por la película Traffic.  

Erin Brockovich es una mujer divorciada, que por casualidad, insistencia y determinación acaba trabajando en un despacho de abogados. En él descubre el extraño caso de los Jensens, una familia cuyos extensos gastos médicos son pagados por la Pacific Gas and Electric Company. (PG&E). Erin va descubriendo la relación entre los agentes contaminantes de la PG&E y las enfermedades que sufre la familia. Su investigación consigue sentar en el banquillo de los acusados a una empresa tan poderosa como la PG&E, por contaminar las aguas del pueblo de Hinckley.  

6- Pactar con el diablo 

Se trata de una película de finales de los 90 (1997), protagonizada por Keanu Reeves, encarnado al abogado Kevin Lomax. En el reparto también aparecen nombres tan destacados como el de Al Pacino y Charlize Theron.  

El film narra las ansias de triunfo desmedidas del joven abogado Lomax. La victoria a cualquier precio es el dogma que el Kevin Lomax practica. Sus triunfos le llevan a fichar por un gran bufete de abogados de Nueva York. Allí se enfrentará a casos más relevantes, pero que le llevarán a situaciones aún más límite. La película muestra la dicotomía del bien y el mal, y de que son las propias decisiones las que nos llevan por un camino u otro.