5 consejos sobre cómo trabajar desde casa

340 0
4.5 (90%) 4 votes

Para muchos freelance y autónomos su oficina comparte espacio con su hogar. Vigilar las lentejas mientras envías un e-mail de trabajo ya no es ciencia ficción. Trabajar desde casa se está volviendo cada vez más común, y lo que en principio parece una clara ventaja, entraña sus riesgos.

Por eso, como conocedores de la realidad que vivís los autónomos, queremos daros una serie de recomendaciones para trabajar desde casa. Si tienes tu despacho entre las cuatro paredes de tu casa, este artículo te interesará. ¡Toma nota!

La decisión de trabajar desde casa

Parece obvio, pero antes de escuchar cualquier consejo para trabajar desde casa, debes estar convencido de las ventajas de esta decisión. Tienes que valorar los pros y los contras, analizar tu situación y saber que hay otras alternativas como los espacios colaborativos de trabajo, por ejemplo. Pero una vez que lo tienes claro, gestionarte de la mejor manera es fundamental. ¡Nosotros te lo contamos!

Las rutinas lo son todo

Suena el despertador, pero como no tienes que ir a trabajar a ningún lado, te quedas otros cinco minutitos que se acaban convirtiendo en una hora, ¿te suena? Pues no debería. Ponerte rutinas diarias ayuda a mejorar tu productividad, y sobre todo a no caer en el caos más absoluto.

Elige un horario que se adapte a tus necesidades y a las de tus clientes. Por lo general es mejor establecer un horario de oficina. Además, como te ahorras los tiempos de desplazamiento, podrás empezar antes y así intentar acabar también antes. De todas formas, lo principal es que elijas un horario con el que te sientas cómodo y lo cumplas. Eres el dueño de tu tiempo, así que úsalo con sentido.

Rutina en el horario al trabajar

A continuación, estructura tu día a día. Si puede ser con una antelación semanal, mucho mejor. Separa las tareas importantes de las que no lo son tanto y sobre todo ten en mente las fechas de entrega que tienes con tus clientes.

A lo largo de tu jornada establece periodos de descanso. Te irá bien para oxigenar tu cerebro y evitar lesiones ligadas a una mala postura. Y recuerda lo más importante, cuando acabes de trabajar, acaba de verdad. Desconecta de tus obligaciones y disfruta de tu vida personal.

Tu espacio, tu trabajo.

Eso de contestar correos en pijama y en zapatillas de casa es un retrato cómico de la gente que trabaja desde casa. O al menos debería serlo. Que tu oficina esté a 10 metros de tu habitación, no significa que sean el mismo lugar. Necesitas crear un espacio de trabajo en el que te sientas cómodo. Para ello te recomendamos que sigas estos consejos:

  • Separa espacios. No utilices lugares que no son propiamente para trabajar como la cama, el sofá o la mesa de la cocina. Es mejor contar con un espacio bien separado y que lo dediques en exclusiva para temas laborales. De esta forma podrás separar la vida personal del trabajo.
  • Viva el orden. Mantén tu mesa ordenada. Ahorrarás tiempo y no perderás papeles importantes. Además, está comprobado que el orden motiva al trabajo.
  • Comodidad ante todo. Vas a pasar muchas horas sentado en este lugar. Asegúrate que tu silla es lo suficientemente cómoda. También deberás comprobar que la temperatura de la estancia es adecuada, tanto en invierno como en verano. Por último, ilumina bien tu espacio de trabajo, y si es posible con luz natural, mucho mejor.

Espacio de trabajo en casa

¿Distracciones? No gracias

Trabajar desde casa es un campo lleno de minas en forma de distracciones. Si consigues desactivarlas verás que tu productividad se disparará. La tele, tu teléfono, las redes sociales, el cartero, tender la ropa… Todos son como los monstruos de los videojuegos que te impiden llegar al final de la pantalla.

En primer lugar, separa las tareas del hogar de las de tu trabajo. Si estás trabajando ni se te ocurra atender la casa. Deja eso para más adelante, cuando finalice tu jornada laboral.

Cuando empieces tu jornada de trabajo, si tienes niños o personas dependientes a tu cargo, asegúrate que todas sus necesidades están cubiertas.

Define momentos en el día para hacer todo eso que te puede distraer. Elige una hora determinada para comprobar el correo, revisar los whatsapps, atender las redes sociales o responder a llamadas. El ser humano no está preparado para hacer todas las tareas al mismo tiempo. Divide y vencerás.

Relaciónate con otras personas

Trabajar desde casa significa, seguramente, estar solo. Pero no estás trabajando desde un bunker nuclear, así que no tienes por qué aislarte tanto. Habla con compañeros de trabajo o algún amigo que tenga una conversación corta.

Y si puedes, en tus periodos de descanso, pásate por tu bar de siempre para tomarte un café rápido y charlar un poco. Seguro que tu cabeza te lo agradece y así evitarás acabar hablando con tu perro, o incluso peor, con los presentadores de la tele.

relacionarte con otras personas

No te olvides de vivir

La idea de trabajar desde casa es dotarte de una libertad con la que no cuentas en la oficina. Pero muchas veces acabamos siendo esclavos en nuestro propio hogar. Recuerda la norma más importante de cualquier autónomo, y en especial de los que trabajan en casa, no dejes que el trabajo monopolice tu vida.

Así que aprovecha que eres dueño de tu tiempo para disfrutarlo. Date algún capricho como salir a pasear algún día, irte a la playa o quedar con ese amigo o amiga a la que hace tiempo que no ves.

Como puedes observar, trabajar desde casa está lleno de ventajas, solo es cuestión de minimizar los pequeños inconvenientes que pueden surgir. De todos modos, trabajar en casa no evita que puedas caer enfermo. En estos casos en Previsión Mallorquina, como expertos en autónomos, te recomendamos que tengas el seguro de baja laboral más completo. Y es que, cuando no puedes trabajar, necesitas una ayuda para que tu economía no sufra.

Coberturas del seguro de baja laboral