¿Puede un autónomo aplazar pagos de impuestos?

1227 0

La opción de aplazar los pagos de impuestos puede ser un salvavidas fundamental, ya que proporciona flexibilidad para cumplir con las responsabilidades fiscales sin experimentar una presión financiera. En este artículo explicaremos de manera detallada y concreta como se pueden aplazar estos pagos, cuando es posible aplazarlo, la solicitud y los modelos necesarios. 

¿Realmente puede un autónomo aplazar los pagos? 

La Agencia Tributaria ofrece a los autónomos y a las empresas la oportunidad de aplazar el pago de las deudas que tienen con la Administración derivadas de impuestos, intereses o multas. Estas demoras permiten a las empresas aplazar sus responsabilidades fiscales, distribuyendo los pagos en el tiempo en lugar de realizar un pago único. La Agencia Tributaria en relación con estos aplazamientos, define como deuda tributaria cualquier cantidad pendiente de pago que puedes tener, ya esté relacionada con una sanción o con su declaración del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), aunque se encuentre dentro del plazo de pago voluntario.  

¿Cuándo es posible aplazar el pago de impuestos? 

Tiene la opción de solicitar un aplazamiento de impuestos dentro del plazo estipulado para cada pago de impuestos, concretamente al cumplimentar su autoliquidación. Es imprescindible asegurarse de que toda la documentación necesaria está al día a la hora de solicitar el aplazamiento. En caso de que falten documentos, existe un plazo de 10 días para su presentación. Existen distintos métodos para iniciar este proceso: 

Solicitud directa a través del organismo  

Dentro del procedimiento de autoliquidación: tras reconocer la deuda y solicitar el aplazamiento, el formulario mostrará el importe a devolver y el plazo asociado. No obstante, esta opción sólo es aplicable para importes inferiores a 30.000 euros. 

Con aval bancario  

Es la modalidad más conocida que conlleva tanto el pago de las comisiones habituales de los productos bancarios como la visibilidad de la deuda en la CIRBE (Central de Información de Riesgos), accesible a clientes, empresas o inversores. Además, la validez de la garantía debe extenderse más allá de los seis meses posteriores al vencimiento del plazo, cubriendo tanto el importe de la deuda como los intereses de demora devengados. Es imprescindible tramitar la garantía en el plazo de dos meses tras acordar el aplazamiento. 

Solicitud para aplazar los impuestos y plazos de fraccionamiento 

La principal consideración es saber el importe adeudado. Al rellenar el formulario en línea, en la sección «Tipo de declaración», marque la casilla «Reconocimiento de deuda con solicitud de aplazamiento.» Introduce toda la información necesaria. Una vez que hagas clic en «Firmar y enviar», el sistema generará una clave de liquidación que te permitirá continuar con la tramitación de la deuda.  

Una vez iniciado el procedimiento de aplazamiento y fraccionamiento de la deuda, la solicitud debe presentarse sin demora. Por tanto, se debe diferenciar dos supuestos, normalmente, se conceden plazos específicos para liquidar una deuda de una declaración trimestral de la renta cuando se han solicitado pagos a plazos: 

  • Para deudas inferiores a 30.000 euros: A las personas físicas se les conceden 6 meses, mientras que a las personas jurídicas 12 meses. 
  • Para deudas superiores a 30.000 euros: Tanto a las personas físicas como jurídicas se les concede un plazo de 36 meses para el pago. 

Los modelos necesarios que se deben presentar: Modelo 130 y 131 para autónomos 

Presentar la solicitud de aplazamiento con suficiente antelación junto con la documentación completa es de debida importancia para que la Agencia Tributaria pueda evaluar a fondo la solicitud. En España, los autónomos están obligados a presentar los modelos 130 y 131, imprescindibles para declarar sus ingresos y gastos trimestrales: 

Tanto el modelo 130 como el 131 deben presentarse a través de la página web de la Agencia Tributaria o en las respectivas oficinas de la Agencia Tributaria dentro del plazo trimestral estipulado. 

Modelo 130

Se trata de un informe trimestral de pago parcial del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) para autónomos en régimen de estimación directa simplificada. Consiste en declarar los ingresos, los gastos del trimestre y calcular el pago fraccionado del IRPF. 

Modelo 131

Esta declaración trimestral es para el pago fraccionado del IRPF aplicable a los autónomos que tributan en régimen de estimación objetiva o módulos. En él, los autónomos especifican sus módulos de actividad y declaran los ingresos obtenidos durante el trimestre. 

En conclusión, la posibilidad de que puedas aplazar el pago de los impuestos ofrece una valiosa vía para gestionar el flujo de caja y hacer frente a los pagos sin incumplir las obligaciones fiscales. No obstante, aunque proporcione una ayuda temporal, es imprescindible que comprendas las condiciones específicas, los plazos, y las posibles consecuencias asociadas al aplazamiento de los impuestos.