Entrevista a Elena Guerreiro, veterinaria y autónoma

28 0

La crisis económica derivada de la Covid-19 ha golpeado con dureza a muchos autónomos. Hoy entrevistamos a Elena Guerreiro, autónoma y veterinaria de la clínica Azahar (Alcorcón), que nos cuenta el impacto en el sector veterinario y la tranquilidad que supone contratar un seguro de baja laboral.

¿Cuál ha sido el impacto en el sector veterinario tras la pandemia del Covid 19? 

Nuestro sector al ser un servicio sanitario esencial, no hemos parado de trabajar en ningún momento, pero durante el confinamiento del 2020, pasamos mucho miedo e incertidumbre. En nuestra clínica tuvimos que reducir el horario porque éramos menos personal, mi socia cogió el Covid, teníamos menos trabajo,  y además solo pasábamos las consultas de urgencias por lo que se redujeron mucho los ingresos. 

Debido a la crisis sanitaria ¿ha incrementado la tasa de abandonos de animales de compañía? 

Yo creo que no. Al principio hubo mucho miedo porque no se sabía muy bien cuál era la transmisión, hubo noticias de animales que dieron positivo en Covid y además algunos medios de comunicación sensacionalistas asustaron con sus noticias. Seguramente hubo algún abandono por ello, pero gracias al trabajo  que hemos realizado con nuestros clientes, tranquilizando y explicando que no estaba demostrado el contagio animal-humano, hemos frenado muchos abandonos, y por otro lado, al pasar más tiempo en casa, reducirse la vida social y aumentar  el teletrabajo, también  han aumentado  las adopciones de animales de compañía.

Y en los veterinarios, ¿cómo ha influido la pandemia en su visión sobre su futuro? 

Creo que hemos  tenido que plantearnos opciones de lo que podía pasar si enfermábamos y teníamos que dejar nuestra clínica con menos personal, en manos de una sustitución ó cerrar, por lo que ha supuesto mucho estrés e incertidumbre. Además es una enfermedad que «no avisa» y el tiempo de recuperación es mínimo 15 días, y aunque tu no lo cojas, si lo coge algún contacto tuyo también debes confinarte, por lo que tenemos muchas probabilidades de que alguna opción de las anteriores nos ocurra, y además  varias veces en un año.

Este sector es uno de los pocos en que los propios profesionales son los dueños de los negocios ¿qué es lo más difícil? 

Nuestro trabajo es 100% vocacional, hemos estudiado y hemos  continuado formándonos para ser unos buenos profesionales y hacer un buen trabajo. Queremos lo mejor para nuestros pacientes , y queremos curarlos, pero no siempre nos es posible porque no todo tiene solución por desgracia, y además es una medicina privada que en muchos casos necesita pruebas caras y no todo el mundo puede pagar, por lo que muchas veces tenemos que bajar los precios asumiendo nosotros en muchos casos el 100% del coste para poder salvar al animal, por lo que nos es muy difícil mantener el equilibrio empresario-veterinario, ganando en la mayoría de los casos nuestra vocación, en perjuicio de nuestro negocio.

Además, como la mayoría de los autónomos no nos podemos permitir ponernos malos, y por desgracia eso no está en nuestras manos. Considero que exceptuando con el Covid, todos los veterinarios hemos ido a trabajar con alguna patología en vez de quedarnos en casa reponiéndonos para evitar cerrar. 

Esta profesión requiere de muchas horas de trabajo de pie, lo que puede derivar en algunos problemas de salud. ¿Cómo le afecta esto a la hora de desarrollar su trabajo? 

En mi clínica somos mi socia y yo, ambas veterinarias y además tenemos contratadas 2 veterinarias, 2 auxiliares y 1 peluquera canina. Todas realizamos la mayoría de nuestra jornada laboral de pie, cargamos peso , sujetamos animales con mucha fuerza y en muchas ocasiones recibimos mordiscos , golpes y arañazos por lo que todas tenemos lesiones de espalda que en muchas ocasiones nos curamos con poco reposo , analgésicos y mucha fisioterapia

Al ser autónomo ¿cómo gestiona las bajas laborales?

Cuando se trata de bajas cortas repartiendo el trabajo entre el equipo, y en bajas largas sustituyendo por otra persona.

¿Cómo afectaría en el entorno laboral un problema de salud? 

En nuestro negocio cualquier problema de salud influye ya que si no trabajas , los ingresos se ven reducidos. En mi caso somos 4 veterinarias pero cada una tiene su especialidad por lo que un problema de salud, significa que esa especialidad no se realizará hasta que se recupere.

¿Cuáles son los pros a la hora de tener un seguro de baja laboral? 

Lo más importante es la tranquilidad de poder mantener mi nivel económico teniendo los gastos asegurados, así poder recuperarme sabiendo que mi negocio no se va a ver afectado por mi baja.