Entrevista a Carlos Laguarta, presidente del Colegio de Mediadores de Huesca

392 0

Entrevista a Carlos Laguarta: presidente del Colegio de Mediadores de Huesca

¿Cuál es el balance tras un año al frente del Colegio de Mediadores de Huesca?

Han sido unos meses muy complicados para toda la sociedad española por la difícil y dolorosa coyuntura que nos ha traído la pandemia del Covid-19. Y lo siguen siendo. Mi mandato comenzó en diciembre del 2020, cuando ya llevábamos casi un año de confinamientos y restricciones y, aunque en aquel momento parecía que las circunstancias médicas, sociales y económicas solo podían mejorar, la realidad se ha empeñado en demostrarnos que no era así. 

Puede que nuestro sector, en números generales y durante este último año, no haya sido de los más afectados por las disposiciones tomadas para atajar la pandemia, pero no podemos ignorar que las duras medidas restrictivas que han afectado a una gran mayoría de la sociedad española han tenido también su repercusión sobre nuestra profesión. Por ello y siendo conscientes de lo que ocurría, desde el Colegio de Mediadores de Huesca hemos mantenido y fortalecido todos nuestros servicios hacia los colegiados, intentado potenciar aquellos aspectos que consideramos más importantes para nuestra profesión.

Personalmente mi balance de este año al frente del Colegio ha sido positivo en cuanto hemos llegado a conseguir, en la medida de lo posible, los objetivos que para este año nos habíamos propuesto. Y ello ha sido posible gracias a la fantástica respuesta de nuestros colegiados, al esfuerzo de las compañías de seguros que colaboran con nosotros y al excelente trabajo de la Junta Directiva y de nuestro magnifico personal administrativo.

¿Con cuántas empresas colaboran y cómo es su relación con ellas?

Desde hace muchos años contamos con la colaboración de las mejores compañías de seguros que operan en la provincia de Huesca. Así como de algunas empresas relacionadas con el mundo del automóvil y del derecho. Y me agrada decir que incluso en este periodo de incertidumbres y dudas, nuestros colaboradores han respondido con valentía y generosidad, facilitándonos todo su apoyo. 

La relación que desde hace tiempo mantenemos con nuestros colaboradores es excelente y ello nos permite que podamos buscar, de forma conjunta, maneras de intercambiar opiniones, experiencias y formación que contribuyan a mejorar la situación profesional y laboral de nuestros colegiados. Lo cual repercute en una mayor estabilidad, afianzamiento y solidez de nuestros intereses comunes en la provincial de Huesca.

¿Qué opina acerca del nivel profesional de la mediación en España?

Actualmente el colectivo de Agentes y Corredores de seguros en España es, a nivel europeo, uno de los más reconocidos. Sin duda la formación que recibimos, con la exigencia legal de obtener la titulación adecuada y seguir realizando cursos durante toda nuestra trayectoria laboral, la gran vocación que se exhibe a la hora de desarrollar este trabajo así como la estricta legislación en cuanto los límites de nuestra actuación y la forma en la que hay que realizarla , nos otorgan una gran seguridad y nos permite ofrecer la mayor garantía de profesionalidad a la hora de realizar la labor de asesoramiento y evaluación de riesgos de nuestros asegurados.  Sin duda debemos seguir formándonos y adecuarnos a las nuevas necesidades a las que nuestro sector se enfrenta, pero creo que el camino que llevamos es el correcto.

Ante la complicada situación en la que nos encontramos ¿Cómo ve el futuro de la mediación? ¿Hacia dónde se encamina?

Durante estos dos últimos años los mediadores de seguros han demostrado su capacidad de adaptación a las nuevas necesidades y sistemas de contacto con el cliente. Y gracias a ello han podido mantener la calidad del servicio y el mejor asesoramiento profesional.

Yo creo que es muy importante que se redefina el modelo comercial para adaptarlo a la nueva realidad digital y así poder seguir contando con la confianza de los clientes actuales y captar el interés de los potenciales. No quiero decir que haya que olvidar el modelo de trabajo que llevamos años desarrollando y por supuesto que no debemos perder el contacto con el asegurado que es precisamente lo que nos define y nos otorga personalidad profesional propia. El “tú a tú” y el “cuerpo a cuerpo” siguen siendo imprescindibles pero a la vez hay que adaptarse a las nuevas técnicas de venta, digitalizarse y conseguir llegar a los clientes potenciales allá donde se encuentren.

Creo que la mediación desarrolla una labor muy importante y la vamos a seguir realizando por mucho tiempo todavía. Y estoy convencido que las aseguradoras van a seguir apostando por nuestro modelo de distribución de seguros.

¿Qué enseñanzas cree que nos ha obligado a asumir la pandemia de cara a los negocios, el modelo laboral o las necesidades de la sociedad?

Pues incido de nuevo en la necesidad de adaptación a los nuevos entornos laborales a los que la pandemia del Covid-19 nos ha obligado a dirigirnos. El teletrabajo y la importancia de las RRSS en las relaciones humanas nos han enseñado que la sociedad ha asumido que la relación con sus proveedores de servicios, incluidas las aseguradoras, se basará en una comunicación híbrida, que combinará elementos digitales y personales. Por tanto se verá marcada por la interactuación dinámica con varios canales de contacto, fundamentalmente las plataformas digitales y la comunicación interpersonal.

En el campo de la distribución de seguros el asesoramiento ganará importancia, el producto tendrá que ganar en sofisticación y el proceso de contratación será más personal. Además de que debemos incidir cada vez más en la prevención, pues esta es una demanda que se percibe con mucha claridad en la sociedad actual.

¿Qué han observado que preocupa o interesa más a los clientes a la hora de contratar un seguro, especialmente a las nuevas generaciones?

Las nuevas generaciones quieren sobre todo una mayor transparencia como vía para generar confianza. Desean interlocutores que actúen con profesionalidad y que les generen seguridad. Y puesto que están muy bien preparados, la labor de asesoramiento que hay que proporcionarles requiere de un mayor esfuerzo de tecnificación por nuestra parte. No se conforman con unas pocas explicaciones sino que quieren conocer con detalle las coberturas y garantías que más les favorecen. Les han tocado vivir tiempos difíciles y muchos lo que quieren es disponer de una protección integral, tanto para ellos como para sus familias. Las soluciones aseguradoras no deben ser cerradas, sino que deben poderse modular en función de sus necesidades reales. Desean proteger su salud de manera accesible e integral y sin duda son más conscientes ahora de que el ahorro es fundamental, tras la pandemia, por las incertidumbres que existen en torno al futuro. Creo que aunque el precio es y seguirá siendo un factor importante a la hora de contratar un seguro, las nuevas generaciones perciben con claridad la necesidad de obtener, además, un buen asesoramiento.