¿Cuánto cobra un autónomo de baja?

825 0

Baja y autónomo son dos palabras que no suelen ligar bien. Es como el aceite y el agua, no combinan. Porque para muchos autónomos cogerse una baja es tan utópico como que Mecano vuelva a los escenarios. Estar sin trabajar solo pasa cada muchos años, como el cometa Halley.

¿Y por qué se tiene tanto miedo a ponerse de baja? Pues en gran medida porque las cuantías que se perciben en esta situación son muy inferiores a los ingresos que un autónomo percibe cuando trabaja. Pero ¿qué cantidad es muy inferiores? ¿Cuánto cobra un autónomo de baja realmente?

En Previsión Mallorquina, llevamos 50 años ofreciendo seguros para autónomos, por eso conocemos bien las situaciones que se generan cuando una enfermedad o un accidente impide trabajar. En este post explicaremos las distintas prestaciones a las que se tiene derecho y cómo se calculan.

Contingencias comunes y contingencias profesionales

En primer lugar, antes de determinar cuál es la cantidad que percibirás estando de baja, se debe conocer cuál es el motivo de tu baja, o también llamada incapacidad temporal.

En este sentido existen dos tipos de aportaciones que todo trabajador hace a la Seguridad Social, las contingencias comunes y las profesionales. Tras la reforma del 1 de enero de 2019, todos los trabajadores que cotizan al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), están obligados a cotizar también por contingencias profesionales, además de las comunes. Hasta esa fecha no era así, y la cotización por contingencias profesionales era opcional.

 Calcula tu seguro de baja laboral

  • Contingencias profesionales. Son todas las alteraciones que sufre la salud de un autónomo derivada de su actividad profesional. Aquí la Ley diferencia dos tipos de contingencias, accidente laboral o enfermedad profesional.
    • Accidente laboral. Son todos aquellos accidentes que se producen como consecuencia directa del trabajo que se realiza, o los que tienen lugar en los desplazamientos que se efectúan desde la residencia al lugar de trabajo, siempre que no coincida con su domicilio. Es decir, si eres un comercial, por ejemplo, y tienes un accidente de tráfico cuando vas de camino a visitar a un cliente, se considera accidente laboral.
    • Enfermedad profesional. Se trata de una enfermedad derivada de la ejecución del trabajo. Este tipo de enfermedades están recogidas en una tabla, dispuesta en el Real Decreto 1299/2006, en la que se recogen explícitamente qué enfermedades se producen a causa del trabajo. Estas se recogen en seis grupos, donde se indica el agente que causa la enfermedad, y las actividades susceptibles de causarla.
  • Contingencias comunes. Se tratan de accidentes o enfermedades que no tienen relación directa con el desempeño de una actividad profesional. Son por tanto todos aquellos que no tienen la categoría de contingencias profesionales.

¿Cuánto cobra un autónomo de baja?

Prestación por incapacidad temporal

La incapacidad temporal es lo que se conoce vulgarmente como estar de baja, y se trata de un subsidio que el trabajador recibe por encontrarse en esta situación. Para saber cuánto cobrarás en esta situación, debes tener en cuenta cuál es el motivo de tu baja.

Si tu incapacidad temporal es por una contingencia profesional (tanto accidente de trabajo como enfermedad profesional), cobrarás el 75% de la base reguladora, a partir del día siguiente del accidente o enfermedad. Esta base reguladora se calcula dividiendo la base de cotización del mes anterior, entre el número de días a los que se refiere esa cotización. Así se obtiene los que percibirás por cada día de baja. Para tener derecho a esta indemnización no necesitas tener un periodo mínimo de cotización.

Si la incapacidad se produce por enfermedad común, los primeros 3 días no tendrás derecho a prestación alguna. Desde el 4º al 20º día recibirás el 60% de la base reguladora, y a partir del 21º recibirás diariamente el 75% de tu base reguladora. En este caso, para tener derecho a percibir esta prestación debes haber cotizado un mínimo de 180 días en los últimos 5 años, y estar al corriente en los pagos de tus cuotas.

La duración máxima de la incapacidad temporal son 365 días, prorrogables a otros 180 días si se prevé que la curación es posible. Además, entre una incapacidad temporal y otra, siempre que sea por la misma causa, deberán haber transcurrido al menos 180 días.

Por lo general, la mayoría de los autónomos cotizáis por la base mínima, lo que hace que estas cuantías sean bastante bajas. Muchos optáis por complementarlas con un seguro de baja laboral. En Previsión Mallorquina encontrarás el que mejor se adapta a tus necesidades, porque es personalizable, no tiene carencia ni reconocimiento médico y cuenta con uno de los precios más competitivos del mercado. 

¿Cuánto cobra un autónomo de baja?

Descubre nuestros seguros de autónomos

Prestaciones por maternidad y lactancia

En este caso, tanto la maternidad como la lactancia tienen consideración de enfermedad común, pero sin embargo, la prestación que recibirás es la del 100% de la base reguladora desde el primer día. Por la maternidad tendrás derecho a un periodo de 16 semanas de baja, ampliable en casos de parto múltiple o complicaciones tras el parto.

El periodo retribuido de lactancia es el equivalente a 1 hora diaria desde el nacimiento del bebé hasta que cumpla 9 meses. Se puede coger de tres formas diferentes: una hora al día, reduciendo media jornada durante el tiempo equivalente, o tomando jornadas completas.

Para tener derecho a esta prestación, necesitas estar dada de alta en el RETA, pero además, en función de tu edad, tendrás que cumplir una serie de periodos de cotización previa.

Así si tienes menos 21 años no necesitarás haber cotizado previamente. Si tienes entre 21 y 26 años necesitarás haber cotizado 90 días en los últimos 7 años, o por el contrario, 180 días a lo largo de tu vida laboral. Por último, si tienes más de 26 años necesitarás haber cotizado 180 días en los últimos 7 años, o haber estado de alta 360 días en toda tu vida laboral.

Prestaciones por incapacidad permanente

Este tipo de prestación se da cuando, una vez finalizado el tratamiento prescrito, se presentan reducciones anatómicas y funcionales graves que anulan tu capacidad laboral de forma irreversible.

Para poder tener derecho a esta prestación, tu estado de salud debe ser revisado. Para ello deberás someterte a la evaluación de un Equipo de Valoración de Incapacidad de la Seguridad Social. Ahí se determinará si tu estado se puede considerar como incapacidad permanente, y qué tipo de incapacidad es.

Se establecen cuatro tipos de incapacidad permanente, y cada una de ellas lleva asociada una prestación.

  • Incapacidad Permanente Parcial. Es aquella que produce una reducción del rendimiento del trabajador de un 33% pero no impide de forma completa la realización de tareas de su profesión habitual. En este caso tendrás derecho a 24 mensualidades, tomando como base reguladora la de contingencias profesionales. No tendrás derecho a percibir esta incapacidad si es derivada de contingencias comunes.
  • Incapacidad Permanente Total. Es aquella que te impide para la realización de todas o de las fundamentales tareas de tu actividad habitual, siempre que puedas dedicarte a otra actividad distinta. Tendrás derecho al 55% de la base reguladora, aunque podrá aumentarse un 20% en ciertos casos.
  • Incapacidad Permanente Absoluta. Se trata de la incapacidad que te inhabilita para toda profesión u oficio, sin que puedas llevar a cabo ninguna actividad remunerada con la suficiente dedicación y eficacia. En esta situación tendrás derecho al 100% de la base reguladora.
  • Gran Invalidez. Es la situación en la que además de estar afectado por una incapacidad permanente, a consecuencia de ella necesitas la asistencia de otra persona para los actos más esenciales de la vida, como vestirse o comer, por ejemplo. En este caso tendrías derecho al porcentaje de tu incapacidad permanente (total o absoluta), incrementado entre un 30% y un 45% de la base mínima de cotización.

¿Cuánto cobra un autónomo de baja?

Como ves, la mayoría de prestaciones se calculan en función de la base de cotización. Esto es importante, porque para muchos autónomos cotizar más de la base mínima es pura ciencia ficción. Si no quieres que una baja te complique el futuro, mejor contrata ahora tu seguro de baja laboral en Previsión Mallorquina y trabaja un poco más tranquilo.