8 gastos deducibles como autónomo en la declaración de la Renta

454 0
Rate this post

Para empezar, hay una serie de requisitos que Hacienda establece para deducir los gastos. Por un lado, estos gastos deben estar relacionados con la actividad empresarial y, además, hace falta justificarlos mediante facturas o, en su ausencia, de tickets de compra. Por último, también es necesario registrarlos en el libro de gastos e inversiones.

¿Qué gastos puedo deducirme en la declaración de la renta?

Los gastos más habituales que todo autónomo debe tomar en consideración con el fin de desgravarlos en la declaración de la Renta son los siguientes:

1. Gastos de explotación

Son los materiales adquiridos necesarios para el desarrollo de la actividad empresarial, como las materias primas, material de oficina y combustibles, entre otros.

2. Cuota de autónomo

La cuota mensual también está contemplada y se puede incluir como gasto, teniendo que justificarlo a través de un documento acreditativo del banco así como los movimientos bancarios. Se incluye una reducción del 50% del recibo de la cotización en la Seguridad Social.

3. IVA

Como autónomo, debes saber que también puedes desgravar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) cuando éste no sea deducible en las declaraciones trimestrales de IVA.

4. Vehículo

En lo que concierne al IRPF, Hacienda sólo admite la deducción íntegra de los gastos de los autónomos que se dediquen a actividades de transporte, mientras que el resto sólo podrán deducirse hasta el 50% de estos gastos a través del IVA.

5. Local u oficina específica para la actividad

Por la sede de la actividad profesional, como autónomo te puedes deducir los gastos asociados a la oficina, como el alquiler, las reformas, el mantenimiento y los gastos mensuales como la luz, el agua y el teléfono. Hace falta notificar a Hacienda los datos del local en el momento de darte de alta como autónomo.

6. Teléfono móvil

En relación a la factura del teléfono móvil, Hacienda permite desgravar el 50% del gasto si sólo se dispone de una línea, puesto que se considera que la otra mitad de llamadas son de tipo personal.

7. Sueldos y salarios

También son deducibles el pago a los trabajadores, incluyendo el salario, las pagas extraordinarias, formaciones, viajes de trabajo, seguros de accidentes, etc.

8. Servicios externos

El gasto derivado de la contratación de algunos servicios como notarios, auditores o abogados también son deducibles.

Si aún quieres saber más, también puedes consultar las 4 claves de la Declaración de la Renta para autónomos. ¡¡Ánimo!!