10 lugares de peregrinación obligada para todo arquitecto

1072 0
Rate this post

Como especialistas en autónomos, conocemos a los profesionales con los que trabajamos. Porque solo poniéndonos en su piel podemos ofrecerles los mejores productos. Entre nuestros clientes contamos con muchos arquitectos, por eso hoy queremos traerles esta selección de lugares únicos que todo arquitecto debe visitar.
La arquitectura configura los espacios en los que vivimos. Los hace más o menos bellos y más o menos funcionales. Esto siempre ha sido así, pero hoy lo es especialmente. Las grandes megalópolis, y los proyectos icónicos se multiplican y el rol de los arquitectos cobra cada vez es más protagonismo. Todos ellos, los de antes, los de ahora y los que vendrán, han tenido referencias arquitectónicas del pasado. Fuentes de inspiración para trabajos futuros que hoy podemos admirar.

¿Qué lugares debe visitar un arquitecto?

Hay lugares especialmente relevantes arquitectónicamente. En Prevision Mallorquina hemos elaborado una lista con los destinos más impresionantes que todo arquitecto debe ver, al menos una vez en la vida. También hay que reconocer que cualquiera puede disfrutarlos. Seas o no arquitecto, seguro que muchos de estos lugares te parecerán dignos de admirar.

Nueva York – EEUU

La arquitectura de Nueva York es inabarcable. Es la meca de todos los grandes arquitectos, tanto de ahora como de antes. Es imposible hablar de todos sus lugares singulares, pero hemos elegido los más destacados en nuestra opinión.

Los rascacielos de Nueva York

Nueva York es la ciudad de los rascacielos por excelencia. Pasear entre sus calles te hace sentir la inmensidad de estas grandes moles de acero, cristal y cemento. Joyas que muchas de ellas han pasado a la memoria de la humanidad.


Destacan el icónico Empire State, escalado en su día por King-Kong, o los famosos Chrysler Building y Rockefeller Center. Todos ellos rivalizan en belleza y altura, y recuerdan al visitante cuál es el centro del mundo. Además, a todos ellos se suma la reciente torre One World, levantada justo al lado de las antiguas torres gemelas, y que es el punto más alto de la ciudad. También destaca la torre 432 Park Avenue, un condominio de apartamentos que ocupa el segundo lugar en altura de la ciudad.

¿Qué más ver en Nueva York?

Pero no solo los rascacielos configuran Nueva York. La Grand Central Terminal es otro de esos lugares que el cine a inmortalizado y que impresiona al visitante. Justo en uno de los laterales de Central Park se levanta el Guggenheim Museum, una obra del arquitecto Frank Lloyd Wright, y que cambió el concepto de museo. Por último, no queremos dejar pasar por alto el Flatiron Building, ese edificio en forma triangular que se ha convertido en un icono de Manhattan.

San Petersburgo – Rusia

En San Petersburgo las dimensiones dejan al visitante en ridículamente pequeño. Rusia es gigantesca y sus ciudades recogen este espíritu. Todo parece hecho para la grandiosidad, y recuerda el esplendor de la Rusia zarista. Las grandes avenidas, los palacios imperiales y el río Neva configuran un paisaje donde la escala se aumenta.

Lo que un arquitecto debe ver en San Petersburgo

Podríamos hablar del impresionante palacio de invierno, que actualmente es la sede del Museo del Hermitage, y se enmarca entre el río y la Plaza del Palacio, una inmensa explanada coronada por la Columna de Alejandro. También podríamos comentar la belleza de la iglesia de la Sangre Derramada, con una decoración multicolor y que sigue el estilo ruso.

Pero hay un detalle que, a los ojos de un arquitecto, hace de San Petersburgo una ciudad única. Se trata de la calle del arquitecto Rossi, para muchos la más perfecta del mundo. Sus proporciones siguen milimétricamente la proporción aúrea, ese patrón de belleza que relaciona proporciones y que se da de forma espontánea en la naturaleza. A cada lado se levantan dos edificios idénticos de columnas blancas y 22 metros de alto, para conformar una calle de exactamente 220 metros de longitud. Al colocarnos en el centro de la calzada, todo parece estar en perfecta armonía.

Brasilia – Brasil

Es como el parque Disney de los arquitectos. Y es que antes de 1956, aquí todo era jungla. Fue en ese año cuando urbanistas, con Lúcio Costa a la cabeza, y arquitectos, con Oscar Niemeyer como figura principal, transformaron este lugar para convertirlo en la capital de Brasil. Ante este lienzo en blanco, la arquitectura se convirtió en la protagonista, y la influencia de Niemeyer y el modernismo se puede percibir a cada paso.

¿Qué ver en Brasilia?

Destacan edificios emblemáticos como la Catedral Metropolitana, la Plaza de los Tres Poderes, desde donde se pude divisar el Palacio de Planalto, donde se ubica la sede de la presidencia. Tampoco te puedes perder El Congreso Nacional y la sede del Supremo Tribunal Federal; el Palacio de la Alborada, que sirve como residencia del presidente, o el Complejo Cultural de la República, donde se alberga la biblioteca nacional o el museo nacional.

Ronchamp – Francia

Esta pequeña población francesa de solo 2.800 habitantes podría ser una más del interior del país, pero desde 1955 se ha convertido en un lugar de peregrinación para arquitectos de todo el mundo.

Notre dame du haut

En este recóndito lugar, con el macizo del Jura en la distancia, se levanta la capilla Notre Dame du Haut. Una obra, si no la más destacada, del reconocido arquitecto y diseñador Le Corbusier. Esta capilla es una singularidad dentro del el estilo del arquitecto, que abandona sus principios de estandarización y de la máquina estética.

Rotterdam – Países Bajos

Rotterdam fue fuertemente bombardeada el 14 mayo de 1940 por la aviación alemana. El centro quedo destruido y se calcula que 80.000 personas se quedaron sin hogar. No fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial cuando empezó la reconstrucción y que transformó la ciudad. Pronto Rotterdam se convirtió en una referencia arquitectónica en los Países Bajos, y en todo el mundo.

Las casas cubo de Rotterdam

El mayor exponente de esta singularidad arquitectónica son las casas cubo, o Kubuswoningen, del arquitecto Piet Blom. Estas casas edificadas a principios de los 80, son cubos girados 45o emplazados sobre pilares con forma hexagonal. Unas casas tan diferentes que no se parecen a nada que hayas visto.

Roma – Italia

El imperio romano fue una referencia a nivel constructivo. Tomó el conocimiento de la antigua Grecia y lo elevó un escalón. En Roma se pueden contemplar muchas de estas obras que, aunque no todas han sobrevivido al paso del tiempo, sirven para descubrir la capacidad arquitectónica de esa civilización.
Entre todas ellas destaca por su majestuosidad y por su conservación el Coliseo. Una arena de más de 2.000 años de antigüedad y una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno.

Pero no solo el imperio romano destaca entre la arquitectura de Roma. La iglesia también juega un papel importante. No es para menos, ya que en ella se ubica la Ciudad del Vaticano. El conjunto de la Basílica y la Plaza de San Pedro conforman una joya única. Entre sus ilustres arquitectos figuran Rafael, Miguel Ángel o Lorenzo Bernini.

Casa de la cascada – EEUU

Mill Run es un pequeño punto en la inmensidad de Estados Unidos. Un pueblo perdido del estado de Pensilvania que jamás pisarías. Pero si eres un amante de la arquitectura, la cosa cambia. Porque Mil Run alberga una de las joyas de la obra de Frank Lloyd Wright. El arquitecto americano levantó aquí la residencia de verano de los Kaufmann, y que hoy en día se conoce como la casa de la cascada.

Una casa que se integra a la perfección con el entorno. Donde la verticalidad contrasta con las terrazas y voladizo horizontales.

Emiratos Árabes

Los mayores estudios arquitectónicos compiten por dejar su impronta en Emiratos Árabes, que en los últimos 10 años se ha convertido en el centro de los grandes proyectos.

La arquitectura de Dubai

Una de las ciudades que más destacan es Dubai. Si visitas este lugar podrás admirar el edificio más alto del mundo, el Burj Khalifa. Su aguja marca 828 metros y cuenta con 160 pisos. También podrás sumergirte en la piscina más alta del mundo, situada en el piso 76.
Otro rascacielos que llama la atención es la Cayan Tower. Sus 73 plantas lo hacen un “modesto”, pero su singularidad es que la torre se retuerce dando la sensación de ser una hélice de pasta. Cada planta está girada 1,2o hasta alcanzar los 90o.

Sin salir de Dubai también puedes visitar el archipiélago artificial Palm Jumeirah. Tres islas que suman 5,6km2 y en los que podemos encontrar residencias y hoteles de lujo.

Dessau – Alemania

Dessau fue sede de la Bauhaus entre 1925 y 1932. Por eso, la ciudad alemana cuenta con numerosas obras de esta corriente arquitectónica surgida en 1919. Bajo el precepto de “la forma sigue a la función”, este movimiento arquitectónico de líneas depuradas y estructuras en metal y cristal creó toda una corriente de estilo. Este estilo llegó más allá de la arquitectura, que impregnó también a disciplinas como el diseño, la fotografía o el arte, y cuya influencia llega a nuestros días.

 

Dentro de los edificios más emblemáticos que se pueden encontrar en la ciudad, destacan la casa de los Maestros y la Sede de la Bauhaus. Ambos son todo un icono de la modernidad, donde los detalles están orientados totalmente a la funcionalidad sin perder el sentido estético y armónico del conjunto.